Los estiramientos musculares son una serie de ejercicios cuyo objetivo es la elongación muscular y el aumento del rango de movimiento de las articulaciones.

Además, se utilizan en la prevención de lesiones, ya que muchas de estas se relacionan directamente con el acortamiento muscular.

Para conseguir todo lo anterior, es de vital importancia realizar los estiramientos de forma adecuada, pero no solo atendiendo a la técnica, sino a otros aspectos que son igual de importantes como la duración, la intensidad, cuándo realizarlo, etc.

Tipos de estiramientos:

Cada tipo de estiramiento es recomendado utilizarse para unas situaciones u otras dependiendo del momento y la patología, distinguiendo entre estiramientos; estáticos, dinámicos, balísticos y FNP (facilitación neuromuscular propioceptiva).

  • En el caso de los estiramientos estáticos, los utilizaremos para buscar esa elongación muscular y un aumento del rango de movimiento de la articulación, tras actividades físicas muy intensas.

 

  • Los estiramientos dinámicos los utilizaremos sobre todo durante el calentamiento previo a una actividad física, ya que de esta manera, vamos a mejorar la temperatura y la contractibilidad del músculo.

 

  • Los estiramientos balísticos consisten en realizar movimientos rápidos de rebote o balanceo. Este tipo de estiramiento aumenta la flexibilidad activa y ayuda en la reproducción del gesto deportivo.

Es importante no realizarlos sin un calentamiento previo de la musculatura, ya que al realizar el rebote, se activa un reflejo muscular causando que se contraiga para protegerse del daño.

 

  • Por último, la facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP) son movimientos diagonales y ejercicios de estiramiento en los que se piden contracciones al paciente y posteriores relajaciones. En el momento de la relajación, el fisioterapeuta aumentará el rango de movimiento y se realizarán varios ciclos de contracción relajación.

Se busca mejorar la conexión entre la parte motora del sistema nervioso y las fibras del músculo a través de la estimulación de los receptores del músculo.

Duración de los estiramientos:

Respecto a la duración, pueden diferenciarse dos tipos de estiramientos: menor de 45 segundos (se utilizará en calentamientos para no perder la capacidad contráctil del músculo) y más de 45 segundos (se utilizará para buscar la elongación muscular y un aumento del rango de movimiento de la articulación).

Intensidad de los estiramientos:

La intensidad a tener en cuenta en un estiramiento depende de la sensación subjetiva de cada persona. Se buscará una tensión del músculo no muy elevada, y se irá aumentando el rango de movimiento conforme dicha tensión vaya disminuyendo. No deberá sentirse dolor al realizar un estiramiento.